Translate page into English

Un Genio Clasico

José Feliciano ha creado piezas clásicas que han sido presentadas al público por muchas de las orquestas sinfónicas más importantes del mundo. Su dedicación a la música “seria” se puede escuchar en los elaborados arreglos en muchas de sus grabaciones, pues a través de los años él ha combinado la riqueza de instrumentos clásicos con los sonidos contemporáneos y/o computerizados de la música de hoy en día.

Por más de 40 años. José Feliciano ha sido un intérprete popular invitado por las orquestras sinfónicas más grandiosas del mundo. Su renombre como músico y solista le ha brindado la oportunidad de tocar con muchos de los músicos clásicos más famosos de nuestros tiempos. Mucha gente, sin embargo, aun muchos de los fans más apasionados, no conocen esta faceta del talento de José – su don para la música sinfónica.

José se ha presentado por Norte y Sur América, al igual que en Europa, Asia y Australia. Se ha presentado con varias sinfónicas, incluyendo la Filarmónica de Los Ángeles, la Sinfónica de London, la Boston Pops, la Sinfónica de Dallas, la Sinfonica de Viena y muchisimas otras gran orquestas reconocidas mundialmente.

Típicamente, una presentación sinfónica de José Feliciano incluirá sus baladas pop, tal como “California Dreamin'”, “Light My Fire”; “Rain”, “It Was A Very Good Year,” “Let Me Try Again,” “Paso La Vida Pensando”, “Niña”, “¿Porque Te Tengo Que Olvidar?” “Ay Cariño”, “Che Será”, y “Volveré Alguna Vez”.

A través de los años, José ha creado un repertorio de piezas semi-clásicas y clásicas que suele incluir en sus conciertos sinfónicos. Entre ellas se encuentran “Classical Gas”, “Concierto de Aranjuez”, “Malagueña”, Handel’s “Fireworks Suite”, “La Entrada de Bilbao” para mencionar algunas.

Además, José Feliciano ha compuesto una colección de piezas instrumentales de guitarra que han sido adaptadas para sus presentaciones sinfónicas. Piezas como “Vuelo del Fuego,” “Angelito”, “Preludio Azteca”, “Pegao” y su famosísimo “Concierto de Paulinho,” “Segovia (compuesto para el Maestro)” y “Mozartean Influence” las cuales son consideradas como presentaciones serias de la música clásica.

Este proceso por el cual José Feliciano es presentado en un escenario sinfónico, es facilitado por su conductor y director musical. José también, en ocasiones, incluirá sus músicos “básicos”: bajista, pianista y batería, para asistir a la orquesta de la “casa” y para reafirmar los arreglos escogidos para tal presentación. Esta colaboración de equipo moldea los cimientos para un concierto sólido y consistencia al programa.

Normalmente José y sus músicos llegan un día anterior al concierto para reunirse con el conductor anfitrión y/o el gran maestro del concierto, para revisar los arreglos, los cuales han sido previamente determinados por ellos varias semanas antes del evento.

El día del concierto, los músicos de José se unen con la sinfónica para un ensayo general. A la mitad, José se reúne con ellos para darle los últimos toques al ensayo: agregando su acompañamiento y vocalización. Si llegaran a surgir algunas preguntas, dudas o cambios se tratan en ese momento, de no haber alguno se termina la sesión hasta que la llamada a escena se escucha.

El conductor es el brazo derecho de esta operación. Generalmente, él se encarga de la música, trabaja con el copiante y el bibliotecario, quienes mantienen los arreglos en orden y coordinan con el artista (José) lo que respecta a escoger el programa, su orden en el show y la configuración de la instrumentación.

Por todo este tiempo que José ha estado involucrado en el ambiente sinfónico, el ha tenido la fortuna de trabajar con uno de los conductores y arreglistas mas importantes y respetados en esta industria, Jimmie Haskell. Su colaboración inicial fue en 1969, al hacer los arreglos y conducir su primera presentación de José en la cadena de televisión NBC. Actualmente, Jimmie sigue haciendo los arreglos para la mayor parte de las grabaciones, y además, es el conductor de muchos de los conciertos sinfónicos de José Feliciano por todo el mundo.


Jose: “He trabajado con algunos de los conductores/arreglistas más grandes en la industria, y estoy muy agradecido por esa experiencia, pero debo recalcar que Jimmie y yo trabajamos muy bien juntos. Él es grande! El ha hecho también historia musical – los arreglos de “Ode To Billy Joe” de Bobby Gentry, “Bridge Over Troubled Waters” de Simon & Garfunkel, “If You Leave Me Now” de Chicago – y también hoy en día con la diversidad de temas como los de Sheryl Crow y hasta los de Disney.”

Jimmie: “Yo conocí a José por primera vez en 1969 para tratar el tema de la música para el especial de TV de José. Él dijo, “Jimmie, conozco tu trabajo”, e inmediatamente José empezó a tocar la introducción de cinco éxitos a los que yo hice los arreglos musicales, haciendo que su guitarra sonara como la orquestra entera que se escucha en los mismos discos.

Ha sido un placer para mí trabajar en numerosas ocasiones con José y en particular disfruto conducir a la orquesta en sus conciertos sinfónicos. Admiro su gran habilidad musical, su estilo único para tocar la guitarra y cantar, y su memoria de todos los detalles.

Compartimos momentos mágicos durante nuestros conciertos sinfónicos. Aunque se inicia un concierto con la cuenta regresiva, hay momentos durante algunas piezas clásicas donde hay pausas o cambios de ritmo sin oportunidad de señalarnos. En esos momentos, la orquestra puede ver mi batuta, mientras José depende de su sentido agudo para la siguiente entrada de la música. ¡Y él nunca falla! ¡El es increíble!”

jimmie

La guitarra es el enfoque verdadero de una presentación sinfónica de José Feliciano. Su destreza es influencia mutua con su musicalidad, y brinda una experiencia inigualable tanto para los integrantes de la sinfónica como para las personas que tienen la dicha de disfrutar de esa noche. Algunos de los fanáticos mas destacados de Feliciano son músicos y pueden apreciar la grandeza que encierra esta experiencia.

Es preciso notar que estos conciertos y programas son únicos, porque nos ofrece la oportunidad de conocer otra dimensión de José Feliciano; la de un interprete mas refinado y serio entre sus contemporáneos.